Cultura

La cultura hippie en Formentera: cómo nació y qué queda de los años del“FlowerPower”

A mediados de los años 60, los hippies llegaron a Formentera, lo que supuso un importante cambio en el estilo de vida de los isleños. Aquí está Formentera! descubra la historia y las tradiciones de la cultura que durante 50 años ha animado nuestra mágica

 

Los hippies y el nudismo en la Formentera moderna

Antes de los años sesenta del siglo pasado, los habitantes de Formentera estaban todavía muy “cerrados” al mundo exterior; vivían de lo que los campos les daba y de los pocos contactos comerciales con las dos islas mayores de las Baleares, Ibiza y Mallorca. Cuando, sin embargo, atraídos por la pureza de los paisajes y la vida sencilla que se llevaba en estos lugares, los hippies comenzaron a trasladarse a la isla, todo tomó un nuevo rumbo. Se trataba de estadounidenses que escaparon de Vietnam o del movimiento de los hijos de las flores californianos, ahora arruinados por las drogas. En otros casos, se trataba de viajeros españoles o extranjeros que, una vez visitada la isla, no podían evitar detenerse a vivir allí.

La principal comunidad hippie de Formentera se formó en Es Molí, en La Mola. Allí vivían “extranjeros”, pero también algunos jóvenes locales, atraídos por el sexo libre, la música, el arte y los porros de marihuana. Fue una verdadera revolución para la isla, que supo acoger con los brazos abiertos a estos visitantes excéntricos y el aliento de alegría revolucionaria que trajeron, haciendo que la novedad coexistiera con el estilo de vida relajado y en contacto con la naturaleza que aún distingue a la isla de Formentera.

En pocos años Formentera se convirtió en una de las etapas obligatorias del verano para los hippies, junto con Ámsterdam, India y California. Las historias de los que vivieron en esa época son realmente divertidas, incluyendo fiestas de luna llena, hogueras en la playa, conciertos de guitarras y tambores o veladas inolvidables en el restaurante Fonda Pepe de la plaza de SantFerran. Se dice que Bob Dylan también se unió a la comuna de Es Molí durante unos meses y que los miembros de Pink Floyd venían de visita con frecuencia; no es ningún secreto además que King Crimson grabaron un disco entero en la isla.

Los mercadillos y las tiendas “hippy” de Formentera

Durante las vacaciones en Formentera todavía encontrarán la influencia de este periodo histórico en el mercado hippie de La Mola (miércoles y sábado), que le recomendamos encarecidamente, tanto para comprar souvenirs como para sumergirse en el ambiente de aquellos años. Entre las calles de Sant Francesc también hay varias “tiendas Hippy” que venden ropa de moda, entre el renacimiento de los años 60 y la bohemia moderna.

FlowerPower en Formentera: cuando la isla florece

Otro signo del legado de los hippies en la isla son las divertidas fiestas de verano llamadas “FlowerPower”. Hay tres de ellas cada año. La primera a mediados de junio en La Mola es la más popular; las otras dos son en julio, una en Es Pujols y otra en Sant Francesc.

En estas ocasiones, los pueblos enteros están decorados con el estilo hippie de FlowerPower, es decir, con colores brillantes, flores y signos de la paz en todas partes. La fiesta comienza a última hora de la tarde, generalmente con la versión infantil, y continúa hasta el amanecer del día siguiente, al ritmo de la música de los’60 y’70. Normalmente es una de las mejores ocasiones para mezclarse con los lugareños, que aman este tipo de veladas y gracias a los efectos beneficiosos del mojito se suelen mostrar muy abiertos y dispuestos a compartir con los turistas una animada noche de “Paz y Amor”.

De las tres fiestas recomendamos la que se celebra en El Pilar de La Mola, un pequeño pueblo que fue el punto de encuentro de los hippies y que, como decíamos antes, sigue ofreciendo a los turistas el característico mercado artesanal todos los miércoles y domingos. Obviamente el código de vestimenta (casi imprescindible) es sólo uno: Estilo HIPPY! Gafas de colores, pelucas afro, corbatas y flores en el pelo, a combinar con algunos accesorios boho-chic que seguramente tendrás en tu maleta, pero sobre todo, ¡tráete las ganas de divertirte y pasar una noche inolvidable!