Vivir la isla

La Plaza de Sant Francesc, un rincón de Formentera rico en historia y encanto

La piazza di Sant Francesc

Si habéis decidido visitar Formentera para las próximas vacaciones, no dudéis en incluir  una visita guiada a la Plaza de la Iglesia de Sant Francesc Xavier, es decir la plaza de la iglesia de la capital de la isla.

Este es el punto central de un pueblo de unos 3 mil habitantes (en verano hay muchos más). Un lugar para visitar, conocer y sobre todo vivir.

La pequeña capital de Formentera y su encantadora plaza

Al salir de las calles laterales hacia la plaza, se nota inmediatamente el edificio de la iglesia, que en realidad parece más bien una fortaleza en miniatura. De hecho, el edificio se remonta a principios del siglo XVIII, cuando la isla se repoblaba lentamente -gracias al esfuerzo de algunas familias ibicencas- tras muchos años en los que la emigración había vaciado literalmente estos lugares, debido a la dura vida que ofrecía en aquel momento Formentera.

Entre las preocupaciones de los habitantes de la época se encontraban las incursiones de piratas en el Mediterráneo, por lo que se decidió dar a la iglesia una impronta defensiva que sigue siendo muy evidente, tanto en el exterior -con las paredes prácticamente sin ventanas pero ricas en grietas, para poder disparar a cualquiera que intentara forzar la puerta principal- como en el interior, con las capillas laterales construidas con una profundidad mínima, para no adelgazar las sólidas paredes.

La vida alrededor de la plaza de Sant Francesc: restaurante, eventos y tiendas

Junto a la iglesia, en uno de los edificios parroquiales, hay una sala que presenta constantemente exposiciones de fotografías y pinturas de artistas locales.

Al otro lado de la plaza hay excelentes restaurantes, como el Ca Na Pepa, y bares, como el Fonda Plate, un lugar histórico donde se pueden degustar cócteles y dejar pasar el tiempo con sólo mirar a su alrededor.

Para los amantes de las compras, a lo largo de las calles que conducen a la plaza, hay muchas boutiques de ropa y accesorios hechos a mano, así como las inevitables tiendas de souvenirs.

A pocos pasos de la Plaza de Sant Francesc se encuentra el supermercado más grande de Formentera, donde encontrarás una mayor oferta de productos y precios más asequibles que los pequeños comercios. Así que, si quieres reservar un apartamento en Formentera, cerca de una bonita playa, pero no siempre planeas hacer tus compras en los minimarkets, que suelen ser más caros, te recomendamos una visita a Sant Francesc. Además de ir de compras, no os olvidéis dar un paseo por el centro de la ciudad: atraídos por la maravilla de este pueblo, os detendréis a cenar o a tomar un aperitivo en una de las terrazas de los bares que dan a la plaza.

El sábado por la mañana también hay un mercadillo en el patio entre la iglesia y el antiguo cementerio (que también merece una visita: recientemente ha sido restaurado y abierto a los turistas). Quién sabe, entre los puestos del mercado se pueden encontrar algunas joyas de época que remontan a la época hippie de Formentera!

Conclusiones

Aunque sea un pueblo pequeño, hay muchas cosas que ver y hacer en Formentera alrededor de la plaza de Sant Francesc, por lo que no hay que apresurarse, de hecho mejor tomárselo con calma, al igual que los lugareños, paseando por los callejones y parando de vez en cuando para disfrutar del ambiente envolvente y la tranquilidad de este maravilloso pueblo.